Cómo elegir un uniforme de trabajo con protección

Elegir un uniforme de trabajo con estilo y además con protección es una tare sencilla

Los trabajos de la construcción y todas sus ramas necesitan de una protección específica, pero a muchos empresarios les preocupa también la imagen que sus trabajadores den hacia los clientes. Es por ello que los profesionales le asesorarán sobre su uniforme de trabajo con protección, destacan que aunque a veces se hace complicado, elegir un conjunto de trabajo es sencillo.

En primer lugar porque la ropa puede constar de una sudadera o camiseta, después un pantalón reforzado de calidad y finalizamos con unas botas o zapato de seguridad, si puede ser de tecnología free metal, el trabajador se lo agradecerá enormemente. Puesto que el calzado con puntera de composite es igual de resistente y a la vez mucho más flexible y cómodo.

En segundo lugar, una vez hemos decidido los colores corporativos; elegiremos el casco de protección, los guantes, las gafas de tipo solar si estamos en exterior y el arnés. Todos estos equipos de protección individual se seleccionarán según el lugar de trabajo.

Ahora bien, cuando se trata de elegir un EPI debemos tener en cuenta las horas de trabajo y de qué tipo sea, así como si necesita visibilidad. De esta forma lograremos que los riesgos disminuyan de forma significativa. Por ejemplo: tendremos en cuenta la temperatura, para saber qué es mejor para el sujeto. Lo mismo pasará con el uniforme de trabajo, ya que deberá ir acorde con la actividad ( aislantes del frío, ignífugo, anti-corte, alta visibilidad, transpiración de las prendas, etc).

 

pic from www2.dupont.com

ESTE TRABAJADOR DE PANELES SOLARES. LLEVA PUESTO UN CASCO NARANJA, GUANTES, GAFAS DE SOL, UNA SUDADERA GRIS, UNOS PANTALONES GRISES Y UN ARNÉS DE PROTECCIÓN.

1 comentario en “Cómo elegir un uniforme de trabajo con protección”

  1. Me alegro mucho que este vivo y que pueda coantr el cuento.Que espanto, yo tengo trauma de esas varas. En mi larga vida, dos veces me ha pasado en paradas, una no me di cuenta, la otra, paticas pa que os quiero…todavia no estaba la de matazon que esta ahora. Coincido con que es un odio. Mas que la cosa material, odian la vida que tiene y que ellos no tendran, no tanto por el futuro -la mayor parte de las veces, una puerta cerrada a oportunidades realistas- como su pasado -falta de arraigo familiar, violencia domestica, alcoholismo y drogadiccion, abusos de todo tipo, etc. No justifica sus acciones, pero las explica. Y es una epidemia sin control, que crece y se reproduce por la falta de educacion mas que por falta de plata. Falta de felicidad, diria yo. Epidemia de tristeza y desolacion.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *